El abrazo debería de ser recetado por los médicos. Hay un poder curativo en el abrazo que aún desconocemos.

El abrazo cura el odio.

El abrazo cura los resentimientos.El poder de un abrazo

El abrazo cura el mal humor.

El abrazo cura los malos entendidos.

El abrazo cura el cansancio.

El abrazo cura la tristeza.

El abrazo cura el estrés.

Cuando abrazamos soltamos amarres, culpas, enojos. Cuando abrazamos perdemos en instantes las cosas que nos han hecho perder la calma.

El abrazo nos reconforta… el abrazo nos dá la paz en el alma.

Cuando abrazamos dejamos de estar a la defensiva y permitimos que el otro se aproxime a nuestro corazón.

Cuando los brazos se abren, los corazones se sincronizan y vibran  de una forma única.

No hay nada como un dulce abrazo…

No hay nada como un tierno abrazo…

No hay nada como un consentidor abrazo…

Los abrazos son bálsamos perfumados para nuestras almas…

Un abrazo de “Te amo”

Un abrazo de “Qué bueno que estás aquí”

Un abrazo de “Necesito ayuda”

Un abrazo de “Hasta pronto”

Un abrazo de “Perdóname” y “Te perdono”

Un abrazo de “Cuánto te extrañé”

Un abrazo de “Todo estará bien”

Un abrazo de “Gracias”

Un abrazo de “No estás solo”

Un abrazo de “Cuentas conmigo”

Un abrazo de “Lo lograste”

Un abrazo de “Comparto tu alegría”

Cuando abrazamos somos más de dos… somos familia, somos accesibles, somos esperanza, somos sueños posibles, somos vida…

El abrazo debería ser recetado por los médicos porque te llena de vitalidad y rejuvenece el alma y el cuerpo.

Por eso hoy… Te envío ¡Mi Abrazo de Luz! 

Compartido por Cristina Marina | amiga del alma